Muchas personas creen erróneamente que el email marketing consiste en enviar una newsletter puntual sobre tus ofertas a tus clientes. En este artículo queremos aclarar cómo funciona el email marketing, qué ventajas ofrece y cómo puedes aplicarlo en tu negocio.

Qué conseguirás con una estrategia de email marketing 

En primer lugar tenemos que aclarar que todas las empresas pueden aplicar estrategias de email marketing, pero no a todas ellas les interesará hacerlo. ¿Quieres conseguir nuevos clientes? ¿Desarrollar una relación más fuerte y duradera con ellos? ¿Necesitas aumentar tus ventas? ¿Quieres que tus clientes actuales confíen en ti y sigan comprando en tu tienda? Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas, el email marketing es justo lo que necesitas en tu negocio.

Si tienes una tienda online, el email marketing te permitiría enviar correos de confirmación de pedidos, avisar cuando algo de lo que han añadido al carrito vuelve a estar disponible, ofrecer productos complementarios a sus compras ya realizadas, avisar de bajas de precios, de ofertas, y mucho más.

Sea cual sea tu tipo de negocio, no cabe duda de que una estrategia de email marketing bien implantada aumenta la credibilidad de los usuarios en tu negocio. Es una forma de mostrar un lado más humano, de hablarle directamente a cada cliente y de adaptarse perfectamente a lo que busca. Quizá ahora te estés preguntando cuánto tiempo te va a costar comunicarte de forma tan personalizada con cada cliente, y la respuesta es: muy poco, o nada. Eso sí, siempre que cuentes con una agencia de marketing que tenga los conocimientos y las herramientas para automatizar los envíos y hacer un seguimiento de los resultados.

Cómo hacer newsletters para tu empresa 

No hay unas pautas únicas para crear una newsletter perfecta, pero si incluyes los siguientes elementos, te aseguramos que va a tener buenos resultados:

Una imagen atractiva y en coherencia con el resto de tus comunicaciones. Sigue la misma paleta de colores y tipografías que en redes sociales y lograrás que tus clientes reconozcan enseguida quién eres. Asegúrate de que el producto que estás ofreciéndole, el cupón o cualquier otro contenido, sea visible y atractivo.

El mensaje tiene que quedar claro al principio del email. No necesariamente ha de estar en el “Asunto”. Ahí es mejor que incites al usuario a abrir el email y descubrir su contenido. En el primer párrafo ya debe quedar claro por qué le estás enviando el correo y, enseguida, déjale claro qué es lo que esperas de él. Esto está estrechamente relacionado con el siguiente punto.

Incluye una llamada a la acción clara. Puede ser en forma de botón, de link o de texto, pero asegúrate de que el cliente sabe cuál tiene que ser su próximo paso: comprar un producto en oferta, participar en un concurso, ponerse en contacto contigo, recoger su pedido…

Por último, recuerda que hacer campañas de emailing no es hacer spam. No bombardees a tus clientes con emails, evita las mayúsculas en el “Asunto” del email, la publicidad excesiva y trata de que tus emails sean lo más personal y persuasivo posible sin recurrir a tópicos que lo harán pasar, a ojos del consumidor y del servidor de correos, por spam. Un truco para esto es animar a tus clientes a añadir tu correo a su base de contactos.

¿Necesitas ayuda para crear una campaña de email marketing? Contáctanos.

En nuestros casos de éxito puedes conocer la historia de Teamlabs y cómo desarrollamos email-marketing y embudos personalizados para sus campañas.

VER SERVICIOS DE MARKETING